PENSAMIENTOS QUE ME HAN MARCADO Y ME HAN HECHO MEJOR PERSONA.

"El año pasado deje de fumar, beber y mi adicción al sexo. Fueron los veinte minutos peores de mi vida." George Best.

ESTE ES UN ESPACIO PARA LOS LECTORES DE NAVIGATIO.

Bienvenidos a "Navigatio, la novela", un blog creado para ser un punto de encuentro entre un autor y sus lectores. Estaré encantado de recibiros en este pequeño refugio digital y compartir opiniones, dudas, sugerencias e inquietudes con vosotros.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Hoy ya te puedes descargar gratis el eBook "El Lago de la Mue"

Desde hoy hasta el 6 de enero ya te puedes descargar gratis "El Lago de la Mue" en BiblioEteca.com. Ya os podeís poner un eBook en el árbol.

martes, 21 de diciembre de 2010

Así será el nuvo iPad 2.

Os dejo mas noticias sobre como puede ser el nuevo iPad 2. Foto y caracteristicas técnicas! El que no corre vuela.






Puede que dentro de 100 días estas sean las características del próximo iPad que tengamos.

■Cámara de 5 megapíxels y cámara frontal FaceTime resolución VGA (confirmado por DigiTimes). Parece que Apple tiene un especial interés en estandarizar FaceTime a todos los niveles.

■Procesador Cortex ARM-9 de doble núcleo (o una variación del mismo manufacturada por Apple)

■1Gb de memoria RAM.

■Pantalla de mayor resolución y puntos por pulgada. La pantalla OLED sigue siendo una incógnita.

■Carcasa más delgada y ligera, que podría ser de fibra de carbono en acabado metálico.

■Construcción unibody en una sola pieza, similar a las capacidades de construcción del Macbook.

■Chips de comunicaciones dual compatible con tecnologías GSM y CDMA, incorporado a nivel mundial.

■Esquina activa con scroll e inercia del mismo, para no tener que tocar la pantalla al desplazarnos.

■Conector dock en horizontal y vertical para poner sobre la base más cómodamente.

■Puerto USB incorporado al terminal. Este puerto sería como meter el Camera Connection Kit en el dispositivo. Tendría uso limitado para conectividad de cámaras de fotos, dispositivos musicales o cualquier dispositivo externo que obtuviera unas librerías de trabajo aprobadas. Apple quiere expandir a nuevos periféricos USB el uso del iPad y hacer de esto una de sus bazas más importantes.

■Giroscopio de tres ejes como el del iPhone 4 y el iPod Touch 4G (confirmado por DigiTimes).

■Pantalla de cristal Gorilla con sistema anti-huellas y más capacidad oleofóbica

lunes, 20 de diciembre de 2010

El eBook "El lago de la Mue" GRATIS!!!

El e-Book "El lago de la Mue" será el regalo de Navidad para los usuarios de BiblioEteca.com. Desde el 24 de diciembre al 6 de enero, ambos inclusive, podréis descargarlo completamente gratis para leerlo en vuestro tablet de tinta electrónica o en el ordenador. Os dejo el enlace para que ningún niño ni ningún padre se quede sin este fantástico regalo navideño: http://www.biblioeteca.com
Feliz Navidad, Oh, oh, oh, oh!

lunes, 29 de noviembre de 2010

Los primeros capítulos del ebook "Cinco segundos" GRATIS!

TITULO: Cinco Segundos.



Autor: Javier González





“Si quieres saber como se ríe Dios,

cuéntale tus planes”



Proverbio árabe.




PREFACIO



CAPITULO 1.- LA VIDA PASA EN UNOS SEGUNDOS.







El día era hermoso. Lleno de sol, de calor y de vida. La luz se tamizaba entre las ramas y las hojas de los árboles de aquel viejo y frondoso jardín.

Fogonazos de claridad acariciaban los gruesos y nudosos troncos de los castaños, olmos y acacias, algunos casi centenarios, hiriendo con un verde luminoso la extensa pradera de hierba.

El aire estaba lleno de matices de aromas gracias a los jazmines y a la inmensa buganvilla que trepaba por las columnas del porche de la casa. La mansión era una réplica de la casa del Gobernador. Ahora ya tan lejos, como si hubiera sido un sueño.

- ¿Estás preparado? -jadeó el hombre mayor que sudaba copiosamente, mientras acariciaba con la planta desnuda de su pie derecho, la superficie del balón de fútbol-. Ahora la voy a meter por la escuadra.

- ¡Papá, ven al porche! -le gritó una atractiva joven que leía un libro desde el sombreado y fresco refugio de la galería-. ¡Acabará por darte una insolación!

- ¡Oh, vamos cariño!, no te preocupes por él. Es tan sólo un chiquillo de setenta y dos años-, contestó con sorna la madre de la muchacha, que preparaba a su lado unos esquejes de rosales. ¬

La joven la miró casi con impotencia. "Sólo he conocido un belga irónico en mi vida, tu madre. Por eso me casé con ella, a pesar de nuestra diferencia de sexos”.

-¡El último gol, nena!-, gritó el anciano que todavía jugaba al fútbol. Y compuso un de aquellas sonrisas que a la madre de aquella joven siempre le habían parecido irresistibles.

Su hija movió la cabeza con gesto de derrota.

- ¡Tira ya, abuelo! ¡Esta te la voy a parar! -gritó el diminuto portero de once años, mientras palmeaba sus manoplas recién estrenadas, tal y como se había fijado que hacían los profesionales.

El anciano dejó de acariciar la pelota, se separó unos pasos de ella, y con una agilidad impropia de su edad, realizó una corta carrera y chutó el balón utilizando su empeine, metiéndolo por debajo del esférico.

La pelota trazó una parábola perfecta que hizo inútil el salto de su nieto.

El balón sacudió por dentro las redes de nailon de la pequeña portería.

Se había colado por la escuadra.

- ¡Por la escuadra! -le gritó feliz y retador como el niño que había sido, mientras señalaba con el índice y el brazo enhiesto el ángulo de madera pintado de blanco de la portería.

- Sin barrera esta "chupao" -rezongó su nieto-, levantándose malhumorado del césped.

- Vamos, no pongas excusas de mal perdedor-. Su abuelo seguía conservando un oído magnifico. Y le gustaban los malos perdedores, sabía que eran los más luchadores. -Te toca servirme una limonada, ésa era la apuesta.

El niño agachó la cabeza, dando un tinte entre teatral y dramático a su derrota y se giró hacia el porche.

- Eh, ven aquí a darle un abrazo a tu abuelo.

Esteban corrió hacia él y le abrazó.

- Vas a ser un gran tipo, ¿lo sabías? -le dijo mientras le estrujaba con sus grandes y todavía fuertes brazos.

-¿Voy a ser un gran portero, abuelo?- A los once años siempre se busca la concreción en la vida.

- Los grandes tipos suelen ser grandes porteros-, le tranquilizó.

El muchacho le devolvió una franca sonrisa.

Antes de que se le escapara de la presa de sus brazos, le susurro al oído:

- Dile a tu abuela que me ponga un chorrito de medicina en la limonada, ¿de acuerdo?- dijo mientras le guiñaba un ojo. La medicina era una generosa dosis de Hendrick´s, su ginebra favorita y, "probablemente el único motivo razonable por el que Dios había puesto ingleses en el mundo", como solía decirle a su mujer.

El muchacho se alejó corriendo hacia la sombreada galería.

El hombre mayor se puso las manos en las caderas, mientras intentaba recuperar el resuello.

Contempló la fachada de la enorme mansión, de la que se sentía íntimamente orgulloso. La casa del Gobernador. De una planta magnifica, con aquellas grandes columnas cuajadas de buganvilla, "sólo crecen en África”, "crecerán en nuestra casa, tú y yo somos parte de África”'. Detuvo la mirada en su mujer, Claire, un regalo anticipado del Cielo, en su hija pequeña, y en su tercer nieto. Todo está bien, pensó satisfecho.

Todo estaba magníficamente bien.

Entonces sintió una punzada en el corazón. Fría y lacerante como la hoja de un cuchillo.

Se llevó instintivamente la mano al pecho.

El segundo golpe de dolor fue aún más brutal, se mareó y cayó de rodillas al suelo, para a continuación rodar sobre sí mismo en la hierba.

Quedó mirando al cielo, y le maravilló el color azul que tenía, muy azul, de un azul luminoso y líquido.

Volvió pesadamente la cabeza hacia el porche. Su nieto volvía corriendo hacia él; su hija había derribado la silla de lona y teca, el libro que leía había caído al césped y sus páginas se movían como un armonioso abanico. Ella también corría hacia él. Todo se movía lentamente, sin ruidos.

Su mujer le miraba desde la galería, de pie, con unos esquejes de rosal en su guante de jardinero. Ella no corría hacia él. Ella sabía lo que pasaba.

Podía sentir la serenidad de su mirada, la calma de sus ojos azules que no parecían envejecer nunca, siempre hermosos. Y eso le reconfortó.

Entonces apareció el rostro de su nieto. El había sido el más rápido. Eso estaba bien. El niño abría la boca y gesticulaba, pero no podía oírle, había terror en sus ojos. Eso no estaba bien. Sólo los niños y los perros huelen a la Muerte.

Otra vez llegó la puñalada, la Vieja se estaba ensañando con él, de tantas veces como se le había escapado. Se llevó la mano de nuevo al corazón, y las yemas de sus dedos rozaron el bordado de las iniciales de su camisa, J.S. Jorge Salvatierra, hasta tu propio nombre se te hace extraño cuando te estás quedando a solas con tu alma.

Súbitamente todo se hizo blanco. Un blanco brillante.

Dicen que cuando vas a morir, toda tu vida pasa ante tus ojos en unos segundos.

Sonrió.

Se dispuso a ver su vida. Porque su vida era de esas que merecía la pena verse




CAPITULO 2. - EL EDIFICIO. AGOSTO DE 2002.







Se sintió flotar en una calma cálida y absoluta, donde la oscuridad no daba miedo.

Podía oír su propio corazón, pero no, era el corazón de su madre. Le hubiera gustado quedarse ahí y que ese momento, ese recuerdo que no recordaba, hubiera sido eterno.

Sintió que su cabeza se sumergía en un líquido tibio y jabonoso con un golpe suave, sordo y metálico que reverberaba en el agua de la tina, se había escurrido de las manos de la mujer que lo bañaba. Como volver otra vez a la placenta, pero no era su tiempo.

Un destello de luz hiriente que se teñía de azul, el Paseo de la Concha de San Sebastián era azul, tras una lámina de plástico coloreada de un gorrito infantil de mimbre.

El rebuzno de un burrito encerrado en una cuadra con techo de planchas acanaladas y paredes de adobe. El burrito llamando a su madre. Su primera noción de memoria.

La pedrada en la frente, con un golpe seco, la textura del canto rodado y la sangre caliente y gruesa, resbalándole por la nariz, cayendo en un cuajarón en los labios, sintiéndola en la lengua.

La pelea en el patio, "me rindo", para luego aplastarle la cabeza contra el suelo, "yo no me rindo nunca, hijoputa".

El primer beso, en aquella terraza del Club Náutico, con los labios sudorosos; los besos eran salados entonces.

El vuelco en el coche, el cielo arriba y abajo, los terrones de tierra saltando, las ramas entrando por las ventanillas, como unos dedos huesudos, largos, oscuros y furiosos. Pero no era su tiempo. Sí fue el de Agustín, Luis y Teo, pero no era el suyo.

El campo de hierba verde y luminosa, tres asistencias de gol y un gol, el partido perfecto. La camiseta oficial, deslumbrante con sus rayas blancas y rojas. Aquel giro cerca del defensa para cubrir el balón y dar tiempo al desmarque del compañero; los tacos que se hunden en hueco de arcilla untuosa, donde antes había césped. La pierna rígida, la rodilla que no puede girar, clavada a la pierna, que acaba girando. El dolor, el dolor absoluto. Y las lágrimas, gordas y calientes de rabia. Ya no habría más fútbol.

El hemiciclo del Aula Magna de la facultad de derecho, las bancadas de madera, el último examen de la carrera. Civil IV, el examen perfecto para matrícula de honor en la convocatoria de junio. El ruido de los folios al doblarse antes de desaparecer en el bolsillo trasero del vaquero. “¿No entrega usted el examen, Salvatierra? No me ha salido bien”, sin mirarle a la cara.

Entonces apareció en un fogonazo la fachada blanca e imponente del edificio.

Y la película pareció detenerse.

El edificio le miraba a él, y él miraba al edificio. Allí estaban los dos, como retándose y evaluándose. Jorge Salvatierra se sacó la arrugada tarjeta que llevaba en el bolsillo de su camisa con la dirección de su cita apuntada. Lo hizo más que nada por ganar tiempo, porque en algún momento sintió que el edificio estaba ganándole.

"Casino Militar. Gran Vía 13. 10 a.m. Col. Monistrol", la cuidada caligrafía de su padre, de internado inglés. "Tú y tus hermanos sois unos blandos, como vuestra madre. En Oxford os tenía que haber dejado, en la puerta de un internado inglés con ocho años y haberos recogido con dieciocho, como hizo conmigo vuestra abuela". La abuela dejó un niño con ocho años en Inglaterra para recoger, diez años más tarde, un alevín de tiburón de los negocios.

Le había escrito la dirección, la hora de la cita y el nombre del contacto, en una de sus tarjetas personales. Debajo de su nombre, "Jorge Salvatierra de Cuevas, Consejero Delegado" en letras con relieve, de esas que hacen cosquillas en las yemas de los dedos y te dicen que el tipo que da la tarjeta es importante y tiene poder y dinero, y que lo único que te va a dar gusto al conocerle van a ser esas cosquillitas en las yemas de los dedos de las letras termografiadas de la tarjeta, porque si puede te va a arrancar un brazo. O los dos brazos. O lo que haga falta, con tal de seguir acumulando poder y dinero.

Jorge miró de nuevo aquellas palabras escritas por su padre. Debía ser lo único que le había escrito en los últimos veintidós años, los que Jorge tenía exactamente.

Levantó por fin la vista de la tarjeta con un gesto de seguridad, para que lo percibiera el edificio. Había heredado la mirada verde de su madre, y su sonrisa perfecta y dulce. Pero tenía los gestos duros y afilados de la cara de su padre. Un coctel genético que le proporcionaba unos altísimos rendimientos con el sexo opuesto. La dicotomía ángel o demonio parecía atraerlas como un imán.

Levantó la barbilla componiendo un gesto desafiante.

El Casino seguía mirándole hierático desde su imponente fachada principal, la que daba a la Gran Vía, en otro tiempo la más importante y más elegante arteria de la vida social madrileña.

Aunque eso debió de ser mucho tiempo atrás, porque a pesar del dinero invertido por el Ayuntamiento en el remozamiento de sus principales edificios, lo que otrora fue arteria de glamour y abolengo, ahora era ribera de turistas, trileros, buscavidas, putas y gentes de todos los colores. O lo sería más tarde, cuando comenzara a caer la “fresca” y la poblaran de nuevo sus habitantes, que volverían a la calle cuando el sol ya no pudiera estrangularlos.

Jorge interpretó el reflejo de una ventana del Casino como un "sí".

Sin quererlo tragó saliva y volvió a admirarse de la serena majestuosidad del edificio de estilo modernista, con sus grandes ventanales y balcones de barandas forjadas con formas imposibles, sus extrañas gárgolas y sus enormes toldos, dispuestos como velas a punto de cazar viento para que el Casino dejase de ser un gran barco varado en la Gran Vía.

“Voy a entrar”, pensó retándose a sí mismo. O quizá no lo pensó y lo dijo en voz alta para que el edificio lo oyera. Miró el templete de hierro y cristal que cubría como una inmensa visera el portal principal, se acomodó la mochila con los apuntes en el hombro y entró en el edificio.

El interior el portal, con forma de media luna, era inmenso. Con el tiempo iría descubriendo que todo el Casino parecía estar afectado de gigantismo.

“Aquí debía caber un coche de caballos”, pensó el estudiante de derecho con acierto, porque esa fue la primitiva función para la que fue diseñado el enorme zaguán.

Jorge sintió como la gran puerta enrejada se cerraba a sus espaldas y una corriente de aire parecía envolverle el cuerpo. Una vaharada como de un aliento vivo y eléctrico que hizo que el vello de sus brazos se erizase.

Sus ojos recorrieron la estancia hasta detenerse en un grupo de cartones arrinconados en una de las esquinas del portal, junto a un gran macetero de terracota y un frondoso ficus. Encima de los cartones parecía dormitar un hombre, un mendigo.

Subió con cuidado de no despertarle los cinco amplios escalones de mármol que le separaban de la puerta principal, y abrió con suavidad una de las grandes puertas de madera con cristales coloreados y emplomados, que daban acceso al vestíbulo del edificio.

A Jorge, el Casino comenzó a antojársele como una de esas muñecas rusas que siempre esconden una más pequeña en su interior. Aunque él debía estar haciendo el recorrido a la inversa, porque cada nueva estancia que descubría era mayor que la anterior. Detrás de un inmenso mostrador de madera oscura descubrió la segunda presencia de vida humana en el interior del edificio.

Era una mujer de edad indefinida. Jorge pensó que bien podría haber estado ocupando aquel puesto detrás el mostrador desde 1.916, año en que fue inaugurado el edificio. La mujer le miraba fijamente, por encima de sus gruesas gafas de pasta de concha. Lucía un peinado imposible de color violeta desvaído, el rostro, pequeño y delicado, parecía blanqueado con polvos de arroz. Un suave colorete remarcaba sus angulosos pómulos y un rouge de labios, que ya lo hubiera querido Marilyn para seducir a Kennedy, terminaban por definir un rostro inolvidable. En sus manos descansaba, ahora paralizada, una labor de ganchillo. La recepcionista estaba escoltada por dos enormes bustos de bronce. Uno del rey Alfonso XIII, que le miraba con una mezcla de altivez, desprecio y chulería. El artista había sabido plasmar el carácter del Borbón. Y el otro del cabo Cascorro, éste con una mirada que deambulaba entre el esfuerzo y el espanto. El esfuerzo del soldado honrado, y el espanto de convertirse en héroe un poco a la fuerza, porque tocaba. Sendas placas de latón dorado daban cumplida justificación de las razones por las que los bustos ocupaban lugares tan principales en la recepción del edificio. El del monarca por haberlo inaugurado, y el del cabo por ser un héroe de Filipinas, lo que le había valido, a este último, ser "primer socio honorario y gratuito del Casino", como remarcaba la leyenda grabada en la placa. Lo de la "gratuidad" para el héroe volatilizado en la lejana colonia ultramarina, mientras apilaba latas de gasolina para volar un blocao de insurrectos era todo un detalle, pensó Jorge.

A espaldas de la recepcionista descansaba una enorme águila imperial disecada. El ave rapaz extendía sus alas como protegiendo a la mujer y enmarcándola como principal punto de referencia en aquel escenario irreal.

Un enorme reloj de pared marcaba minuciosamente el paso del tiempo con ecos de muelle y caja de madera.

- Buenos días-, rompió el fuego Salvatierra ante la esfinge.

- Buenos días-, la buena educación siempre abre las latas más difíciles-. ¿Se ha perdido, joven?-, le contestó la esfinge cobrando vida.

Era como si hubiera leído su alma. Pero, ¿quién no se encontraba perdido con veintidós años, en ese crucial momento en el que tienes que decidir que hacer con tu vida?

- No señora-, le contestó impostando una falsa seguridad-. Estoy citado con el coronel Monistrol.

La peculiar cancerbera del edificio le miró de arriba abajo. Luego bajó los ojos y pareció consultar una ficha de bibliotecario que había junto a de la pelota de ganchillo.

- ¿Su nombre?- No quiso dar pistas.

- Jorge Salvatierra.

El cruce de esfinge y geisha hizo un interminable silencio.

- Sí-, dijo por fin, después de comprobar minuciosamente que las dos palabras recién articuladas por el visitante coincidían con el nombre y apellido que estaban escritos en la ficha-. El coronel le está esperando en su despacho de la Biblioteca, en la tercera planta. - ¿Conoce usted el edificio, joven?

- No señora-, miró de reojo hacia el nacimiento de la señorial escalera de mármol que debía conectar todas las plantas del inmueble, y hacia la jaula, de un elaborado enrejado modernista, que contenía la cabina del ascensor, en cuyo interior parpadeaba una luz mortecina.

- O por la escalera o por el ascensor-, la recepcionista pareció adivinar sus pensamientos.- Por el ascensor si no tiene prisa, porque suele estropearse, e Ismael tardará un par de horas en sacarlo.

- Subiré por la escalera para no hacer esperar al coronel-, convino el visitante.- Muchas gracias, señora...,- a Jorge le gustaba conocer el nombre de las personas con las que hablaba, un tic heredado de su padre.

- Violeta, como el pelo, -le aclaró ella-. Y soy señorita, y esto último lo añadió con un deje de fastidio preñado de coquetería.

- Muchas gracias, señorita Violeta-, le contestó Jorge con una sonrisa en absoluto forzada.

- Tiene usted una sonrisa muy bonita, señor Salvatierra, a las mujeres nos gustan las sonrisas así.

Jorge sintió que se ruborizaba. ¿Estaba intentando flirtear con él?

- Bueno, usted también tiene un..., una... -No iba a dejarla sin una galantería.

- Sí, yo tengo un águila imperial preciosa-, le contestó con fastidio mientras con una de las agujas de ganchillo señalaba a la rapaz que le guardaba las espaldas. El estridente timbre de un teléfono rompió el encanto de la escena.

- Sí. -La señorita Violeta cogió el auricular de baquelita negra, uno de los primeros modelos de Graham Bell, pensó Jorge-. Sí, el señor Salvatierra acaba de llegar, ahora mismo iba a subir a la Biblioteca.¬

Tapó el auricular con una de sus manos.

- Suba, está impaciente por conocerle-, le dijo con un guiño cómplice.

Jorge le sonrió de nuevo; por alguna razón la señorita Violeta le había producido una inmediata empatía. Se dio media vuelta y se dirigió hacia el nacimiento de la palaciega escalera.

Comenzó la ascensión admirando la arquitectura interior del edificio, que podría haber sido diseñado por Gaudí, y se detuvo en el rellano de la primera planta para contemplar un magnífico mural de bronce.

La plancha escultórica reproducía en relieve la silueta de un barco de guerra que parecía surcar orgulloso un mar embravecido. Las crestas de la olas metálicas que rompían contra su quilla, relucían con reflejos dorados, debido al desgaste de años de pulido y abrillantado. Se acercó al mural para poder leer la leyenda de su placa informativa, grabada en el bronce en letras diminutas. No hizo falta.

- La cañonera Tifón -le explicó una grave voz masculina, como salida de ninguna parte, a sus espaldas-. Una donación del Casino para nuestros camaradas de la Guerra de Cuba.

Jorge se volvió intentando disimular su sobresalto. El propietario de la explicación era un hombre mayor, pero todavía de aspecto imponente, alto y fuerte. Lucía un vistoso bigote negro de guías erizadas y una melena del mismo color, aceitada y recogida en una gruesa coleta. Por fuerza debía teñirse el pelo, aunque el gesto coqueto no rebajaba un ápice su aspecto inquietante. Sus ojos oscuros, sus pobladas cejas, su barbilla partida y sus marcadas mandíbulas, componían un gesto masculino, leonino y fiero. Era uno de esos tipos con los que automáticamente deseas llevarte bien. Además, su atuendo le daba un plus intranquilizador a todo su aspecto. Iba vestido como para practicar esgrima.

- La Tifón tuvo que volver a Cádiz a mitad de travesía-. El hombre vestido de esgrima continuaba su explicación mirando con un gesto misturado de añoranza y contrariedad el mural de bronce. -O nosotros tardamos mucho en fletar el barco, o los americanos tardaron muy poco en terminar la guerra.

- Una historia curiosa -reconoció Jorge.

El espadachín apartó la mirada de la plancha de bronce y la clavó en el visitante.

- Este edificio está lleno de historias curiosas, muchacho. Si se queda el tiempo suficiente, irá conociendo alguna de ellas -le contestó ensayando una media sonrisa, gesto que tranquilizó de gran manera a Jorge.

- Le agradezco la explicación, señor...

- Soy el capitán de fragata Aquiles Nerea Urquijo -le tendió una mano fuerte y nudosa, que Jorge estrechó de inmediato-. Dos cosas debe saber usted sobre mí por si acabamos intimando, y quiere conservar el aspecto lozano que luce ahora.

Salvatierra abrió desmesuradamente los ojos, pero por fortuna al señor Aquiles aquél gesto le debió parecer más de atención que de sorpresa, y prosiguió con su discurso sin más incidentes.

- Nunca, repito, nunca y bajo ningún concepto-, prosiguió el espadachín, me llame usted Nerea-. Sus mejillas se encendieron y sus ojos adquirieron un extraño brillo. Lo de Nerea fue una ocurrencia de mi madre, que siempre quiso tener una niña, y ya ve, yo vine al mundo con cabo. Y la segunda, es que no se le ocurra escribir mi nombre con k. Yo soy Urquijo con q. Lo de escribir los apellidos vizcaínos con k en lugar de con q y tx en vez de ch, debe ser una nueva moda del otro lado de la ría. Y a mí de modernidades las justas. ¿Le han quedado claras estas dos cositas joven, o se las repito?

- Meridianamente claras, mi capitán de fragata-, le aseguró Salvatierra.

- Chico listo -dijo el marino después de escrutarle varios segundos-. Cómo habrá advertido por mi indumentaria soy el maestro de armas del Casino, esgrima antigua, nada de mariconadas italianas -le aclaró-. ¿De que arma es usted, joven?

- Me llamo Jorge Salvatierra, soy civil, estudiante de derecho ¬-le contestó.

- Mal estudiante de derecho debe ser usted para estar en agosto en Madrid-, le espetó sin miramientos y con cierto tono de reproche.

- Me queda una para terminar la carrera -se defendió casi incómodo-. He venido para preparar el examen de septiembre, por invitación del coronel Monistrol.

- Pues estudie joven, y hágase un hombre de provecho -le salmodió el maestro de esgrima volviendo a cruzar sus fuertes brazos detrás de sus anchas espaldas-. ¿Practica usted la esgrima?

- No señor-, reconoció Salvatierra.

- Pues venga a verme cuando quiera, no parece en muy mala forma-, observó con mirada profesional los todavía fuertes muslos que ceñían sus vaqueros. Recuerde siempre que nunca se es un caballero completo si no sabe sostener un sable en una mano y un güisqui en la otra. -Y sin más explicaciones, se giró sobre sus talones con cierta elegancia carente de toda afectación, y dirigió sus pasos hacia el piso superior.

Jorge, sin saber porque, sonrió al hueco vacío de la escalera y se volvió de nuevo hacia el mural de bronce.

Sin quererlo sintió lástima por aquel barco que nunca llegó a su guerra, y pensó que la vida podía llegar a ser muy cruel y que, a veces, no había segundas oportunidades.








CAPITULO 3. - EL CORONEL MONISTROL







En la placa de metal abombada y esmaltada podía leerse "Biblioteca", en letras azul marino sobre fondo blanco.

El estudiante de derecho abrió una de las hojas de la puerta de madera y cristales de colores.

La vista de la sala principal de la biblioteca le impresionó. El suelo era de tarima de castaño, tan antigua como el mismo edificio. Grandes armarios repletos de libros nacían desde el suelo, se interrumpían en la balaustrada de forjados del segundo piso, para volver a trepar hasta el techo, decorado en escayola y policromados frescos llenos de ángeles, querubines y sabios de la antigua Grecia. Todos parecían flotar entre nubes y cielos azules, como custodiando desde las alturas aquél inmenso templo del saber. Los lomos encuadernados en piel de miles de volúmenes, se mostraban orgullosos en los estantes, perfectamente alineados y compactos. Los puestos de los lectores se ordenaban a los lados de una interminable mesa de caoba de un tablero pulido y brillante que recorría longitudinalmente la sala. Todos disponían de un atril de la misma madera, y una tulipa individual de cristal verde.

La luz inundaba con suaves contrastes la inmensa estancia, filtrada por los toldos de los grandes ventanales que daban a la calle Clavel. Cada ventana formaba un haz de claridad que rompía la penumbra y quietud del salón. En aquellos focos de luz se reflejaban en suspensión minúsculos filamentos de polvo y pelusas.

Jorge pensó que en cada una de aquellas partículas suspendidas en el aire, debía de haber fragmentos de historias salidas de algún libro. Limaduras de relatos.

También pensó que aquel podría ser un gran lugar para estudiar.

Si tuviese la necesidad o la voluntad de hacerlo.

Distinguió a un solitario lector casi en el extremo de la mesa, rompiendo el orden de sillas vacías.

En el centro de unas paredes laterales del salón se apreciaba una especie de tribuna, elevada sobre la perspectiva de los puestos de los lectores. Aquél púlpito debía de ser el estrado del lector principal, y estaba ocupado por una sombra que le miraba. La sombra pareció cobrar vida repentinamente, bajó de la plataforma, y se dirigió hacia él.

La silueta oscura se bañó de luz en el último ventanal y Jorge descubrió un hombre mayor, menudo y nervioso, con un fino bigote cano, unos ojos vivarachos y un gesto hosco.

- Comandante Nebrija, soy el encargado de la biblioteca-, le dijo presentándose como en una descarga de fusilería.

- Encan...

- El señor Salvatierra supongo -le cortó-, el coronel Monistrol le está esperando en su despacho, acompáñeme.

Jorge cruzó la gran sala de lectura, siguiendo a Nebrija como Livingstone hubiera seguido a su explorador nativo buscando el nacimiento del Nilo. Se cruzaron por la espalda del solitario lector, un caballero de aspecto venerable, con un traje claro de estambrilla, que parecía enfrascado en la lectura de un periódico de época. Probablemente un investigador, pensó Jorge.

Salieron del salón a una gran sala semicircular en cuyas paredes colgaban decenas de cuadros con cartografías en relieve de escayola.

- Espéreme aquí-, por el tono, no hizo falta que Nebrija añadiese “es una orden”.

El comandante jubilado se escabulló entre las hojas de la puerta del despacho del “Presidente del Casino”, como rezaba la correspondiente placa de latón abombado, esmaltada en blanco brillante y con letras azules.

Jorge se quedó sólo en la sala de media luna. Siempre le habían fascinado los mapas en relieve, y se acercó para observar con más detenimiento los cuadros de yeso policromado. Todos parecían reproducir cartografías de los escenarios donde se habían producido grandes batallas. Allí estaba la bahía de Santiago de Cuba, con las maquetas diminutas de los barcos españoles y las trayectorias punteadas de sus derrotas sobre un mar congelado por una capa de esmalte. Con cruces negras se habían señalado los lugares donde nuestras naves habían sido hundidas en desigual combate contra los modernos acorazados y cruceros yanquis. Los nombres del Infanta María Teresa, Vizcaya, Cristóbal Colón, Almirante Oquendo, Furor y Plutón, parecían flotar sobre las aguas paralizadas. Otro cuadro representaba la toma de Manila, la capital de Filipinas, con el cerco de los barcos americanos otra vez, la líneas de avance de su infantería, los últimos baluartes españoles...épica en escayola pintada.

Le llamó la atención un tercer cuadro en mitad de aquella colección cartográfica de heroicas derrotas. Era un cuadro que parecía reproducir un volcán apagado. “Caldera de San Carlos. Fernando Poo”.

- Ya puede pasar-, la voz de ordenanza de Nebrija le sacó de sus observaciones-. La mochila, -le pidió como quien exige un arma.

Disciplinadamente, Salvatierra le entregó la mochila con sus apuntes y se introdujo en el Sancta Sanctorum del coronel Monistrol. Sus ojos tuvieron que acostumbrarse a la penumbra del despacho. El inquilino pareció darse cuenta de que su visitante necesitaría de un bastón blanco para llegar hasta su mesa.

- Disculpe-, le dijo una voz profunda y algo rota desde un punto indefinido de las tinieblas-. Una manía esto de trabajar a oscuras.

El propietario de la voz aguardentosa debió desplazarse en silencio para correr las pesadas cortinas que ocultaban dos grandes ojos de buey. La luz del día, le descubrió a Salvatierra un lujoso camarote de barco, enteramente forrado en preciosas y brillantes maderas oscuras. Decenas de instrumentos de navegación en latón dorado, colgaban de las paredes, junto a metopas de buques y lejanos puertos ultramarinos.

El hombre que había hecho la luz en la estancia, se dirigió hacia él con la mano derecha extendida. Vestía una anticuada, pero impecable, levita negra. Debía de tener cerca de setenta años, pero lucía un aspecto saludable. Tenía el cabello blanco todavía abundante, y pulcramente peinado y aplastado al cráneo. Unas pobladas y largas patillas albinas, un rostro ligeramente bronceado, y unos ojos de un azul acerado, que todavía desprendían vitalidad y determinación. La estampa perfecta de un viejo lobo de mar salido de un relato de aventuras de Kipling.

- Le agradezco la amabilidad que ha tenido al recibirme, coronel Monistrol-, le estrechó la mano con una sincera sonrisa.

- Vamos, vamos, es una satisfacción para mí tenerle aquí. No acostumbro a desatender llamadas de un ministro. -Este comentario incomodó ligeramente a Jorge-. No sabía hasta donde su padre había movido los hilos para encontrarle un lugar donde estudiar en agosto en Madrid, “con todas las garantías”. -Pero siéntese por favor, continuó el coronel-, hablaremos más cómodamente sentados.

Cada uno ocupó su asiento en el lugar correspondiente a cada lado de la mesa.

- Tiene usted un despacho precioso -reconoció sin falsa adulación el estudiante de derecho.

- Es una reproducción exacta del camarote del comandante de nuestro buque escuela, el Juan Sebastián Elcano-, le informó sin disimular su orgullo-. Toda la madera es caoba de Cuba, como el original. Un capricho de nuestro fundador, el almirante Alfonso de Manterola -añadió. El almirante siempre quiso comandar el buque escuela. No le dejaron, cosas de la política, así que se trajo Elcano al Casino.

- Una historia curiosa -le reconoció el estudiante. “Este edificio está lleno de historias curiosas”. Jorge se sintió inmediatamente atraído por el cuadro que presidía el despacho, a espaldas del coronel. Era el retrato de cuerpo entero de un hombre joven y apuesto. Vestía uniforme de explorador tropical. Salacot blanco, tres cuartos y pantalones azul claro, botas altas con lengüetas que le cubrían las rodillas, cinturón ancho del que colgaban un sable y una gran pistola en su funda de cuero, galones militares en las hombreras. Su mano derecha descansaba sobre la empuñadura del sable. En su izquierda sostenía un libro: “Apuntes de zoología y botánica”, pudo leer en la parte de la portada que no estaba cubierta por la bocamanga del uniforme. Componía la imagen perfecta de un “militar ilustrado” de la época. Al cruzar su mirada con la acerada mirada del retrato pudo sentir toda la decisión y empuje de aquel hombre. El explorador parecía rodeado de una espesa vegetación, como a punto de ser absorbido por el bosque que le rodeaba. Una selva ominosa, amenazadora e infinita. La jungla se recortaba contra un cielo azul intenso. Y en una esquina del cuadro pudo distinguir la silueta de un volcán apagado que sin quererlo, le resultó vagamente familiar.

- ¿Sirvió en Cuba el Almirante? -aventuró Jorge todavía mirando el retrato.

- Oh, no. El personaje del cuadro no es nuestro fundador -le aclaró-. Es un retrato del capitán Nicolás de Manterola, un tío del almirante por el que sentía verdadera devoción. Y no le faltaban motivos para ello -pareció reflexionar-. En cuanto vemos a un militar español del siglo XIX con salacot, pensamos en Cuba o Filipinas -prosiguió con un poso de reproche-. El capitán Manterola sirvió en Guinea Ecuatorial, nuestro paraíso perdido... Hubo un incómodo silencio, como si el coronel hubiera distraído su atención en algún recuerdo olvidado. -Pero bueno, esa es otra historia. Usted ha venido aquí a estudiar, ¿no es así, joven? -recuperó la iniciativa.

- Sí -reconoció secamente Jorge-. Me queda una asignatura para acabar la carrera, Civil de quinto.

- Pues vamos a empezar a estudiar ahora mismo. No es cosa de desairar al ministro, ni de darle un disgusto a su padre.

El coronel sacó de un cajón de su mesa un grueso tomo encuadernado en piel. Abrió el libro al azar.

- Artículo cuarenta y siete del Código Civil- le preguntó a bocajarro, mientras se ajustaba en el puente de la nariz unos quevedos de montura dorada.

Jorge recitó el artículo de memoria. Monistrol pasó unas cuantas hojas.

- Artículo ochenta y dos.

Jorge recitó el artículo ochenta y dos del Código Civil con la absoluta seguridad que le daba su portentosa memoria.

El presidente del Casino levantó la vista con una amplia sonrisa de satisfacción.

- Bueno, hoy nos ha cundido el día-, dijo cerrando el libro, quitándose los quevedos del puente de la nariz y volviendo a guardar el grueso tomo en el cajón de donde había salido. Le miró fijamente a los ojos sin dejar de sonreír.

- Ahora voy a hacerle una pregunta, joven Salvatierra. No es una pregunta de barato, y además debe responderme a la misma con absoluta sinceridad. Será un sí o un no que cambiará su vida para siempre.

Jorge le miraba atónito sin poder imaginar, en aquel instante, cuanto de verdad había en la última frase del coronel.

- ¿Le gusta a usted África?

miércoles, 24 de noviembre de 2010

"El lago e la Mue", cuento que acabará siendo e-book.


Estoy trabajando con mi diseñadora favorita, Isabel Chillón, "Mery" para los amigos, en la portada de lo que será mi quinto e-book. Esta vez es un cuento, como ya os adelanté.Estas son las primeras aproximaciones.

martes, 23 de noviembre de 2010

BiblioEteca, e-books y mucho más.

Que el libro electrónico va a a cambiar nuestros hábitos de consumo de lectura es ya una verdad inmutable. Que las editoriales convencionales siguen poniéndose de perfil ante este nuevo fenómeno, otra verdad contrastada. Resistir antes que cambiar, parece su filosofía, como si se pudiera resistir la embestida de un tsunami a pie de playa. "No somos ajenos al fenómeno, hemos creado Libranda y  vendemos ebooks a 15 €, un chollo", te argumenta algún editor incómodo cuando le pinchas mucho. Libros a 15 euros. Y se quedan tan anchos. Siguen poniendo sus precios como si tuvieran que alimentar a una obsoleta cadena de valor (autor-agente-editorial-imprenta-almacén-distribuidor-punto de venta-lector) que en el mundo online no existe.
Pero hoy no quiero cabrearme. Hoy quiero hablaros de BiblioEteca una nueva plataforma de venta de e-books y mucho mas, que acaban de crear un puñado de jóvenes entusiastas y visionarios. Gente que si que entiende de este nuevo negocio que esta, practicamente, en su año Cero. La gente de BiblioEteca trabaja con editoriales, que remedio, pero también rastrean en la red para meter en su barco a autores que se están saliendo del corralito y comienzan a convertir su obra en e-books.
Así consiguieron captarme a mí. Llegar a un acuerdo con ellos ha sido muy fácil, porque con BiblioEteca todo son facilidades para un autor.A día de hoy tengo mis cuatro novelas subidas en su plataforma, incluso he estrenado con ellos mi cuarta novela inédita en papel, "Cinco segundos".
A los lectores "open mind" les recomiendo encarecidamente una visita a su site:  http://www.biblioeteca.com veréis que fácil es que os enganchéis a nuevas formas de leer buenos libros por 3 euros.

domingo, 21 de noviembre de 2010

"CINCO SEGUNDOS" YA ES E-BOOK !

Os lo cuento en rigurosa exclusiva, mi última novela, "Cinco segundos" ya es e-book. Esta novela no la encontrareis en librerías de momento. Mañana lunes tiene lugar su "estreno mundial" en una nueva plataforma de libros digitales: BiblioEteca.com. Os dejo su enlace http://www.biblioeteca.com/biblioeteca.web/libro/167032

lunes, 15 de noviembre de 2010

"Navigatio" ya es e-book.

Al final, y en este caso, "Navigatio" se ha estrenado antes como e-book para e-reader de tinta electrónica que como app para iPad o iPhone. Ya lo tenéis disponible en http://biblioeteca.com/, una nueva plataforma de venta de libros digitales que nace con gente muy preparada, muy seria y con mucha ilusión.
Para los que no tengáis iPad o iPhone, ya no teneis escusa, podeis leer cualquiera de mis novelas hasta en la pantalla de un ordenador. Que lo disfrutéis!

jueves, 11 de noviembre de 2010

! QUE VIVA EL LIBRO DIGITAL ¡


Para los que no tengais iPad o iPhone que sepais que acabo de subir a una nueva plataforma, http://biblioeteca.com/ , mis novelas "Un día de gloria" y "La quinta corona" en formato e-pub para que os las podaís descargar los que tengais e-readers de tinta electrónica. Aquí hay para todos.

lunes, 8 de noviembre de 2010

viernes, 5 de noviembre de 2010

CONCURSO DE IDEAS PARA LA PORTADA DE MI PROXIMA APP: "EL LAGO DE LA MUE"

Estoy trabajando en lo que sera mi quinta obra literaria, esta vez será un cuento. Un cuento que se titulará "El Lago de la Mue". En realidad este es un cuento que he ido narrando a mis cuatro hijos hasta que se hacían mayores. Es un clásico en casa, todos han ido pasando por la "quilla" de "El Lago de la Mue".
Era una tradición contarles un cuento todas las noches. Mis hijos eran un publico muy exigente y no podía repetirles cuentos, así que cada noche debía inventarme un cuento distinto. El tipo que se invento "las Mil y una noches" debía ser un padre como yo, no una princesa en peligro de muerte.
Pero una noche descubrí que los cuentos de miedo me ofrecían la posibilidad de crear narraciones muy cortas. Si les cuentas un cuento de miedo los cabrones se duermen antes, probadlo los que tengáis hijos pequeños. Cuidadín porque a los sustos tenéis que espolvorearlos con alguna nota de humor, para evitar pesadillas.
Pues eso es "El Lago de La Mue", un cuento de miedo y risas.
Os comento la sinopsis: Un colegio organiza una excursión con todos sus alumnos de 2º de la ESO, chicos-chicas en torno a 12-13 años, a un paraje idílico: "El Lago de La Muela".Sin embargo, un grupo de cuatro de ellos se retrasa, se despista y finalmente se pierde del resto de excursionistas en mitad de una tormenta. En un recodo del camino se encontraran con un cartel indicador partido por un rayo, en el mismo todavía se puede leer: " A el Lago de la Mue". Los cuatro chicos seguirán la indicación del cartel mutilado y se internaran en un bosque, confiados de volver a encontrarse con el resto del grupo... y hasta aquí puedo leer.
Pues no encuentro la fotografía para la portada del relato.
¿Que busco?. Una foto de un lago entre brumas, con un ambiente entre misterioso e inquietante, y si hay una barca vacía en mitad del lago seria la bomba.
¿Teneís algo así en vuestros viejos álbum de fotos? ¿Pues a que esperáis? Mandadme mi portada, malandrines!
Tendréis mi eterno agradecimiento y una app del cuento gratis.

miércoles, 27 de octubre de 2010

LA CONSTITUCIÓN DE CÁDIZ DE 1812 YA ES UNA APP PARA IPHONE & IPAD.

Desde hoy ya os podéis descargar uno de esos textos básicos que nos explican porqué somos como somos. La Constitución de Cádiz es un texto delicioso y sorprendente, escrito en la "Edad de la Inocencia" del constitucionalismo español, que fue espejo donde se miraron muchas constituciones europeas y que sirvió de borrador para la mayoría de las americanas.
Que lo disfrutéis.

martes, 26 de octubre de 2010

La portada definitiva para la app para iPad & iPhone de "Navigatio"

Pues ya tenemos portada definitiva para la nueva app de "Navigatio", es la que estáis viendo. El excelente trabajo de diseño de la cubierta se debe a Isabel Chillón, una diseñadora gráfica hispano-brasileña que es una crack. De hecho, Isabel, Mery, para los amigos se ha ocupado de los diseños de las portadas de todas mis novelas y también trabaja conmigo en el diseño de apps que no son exclusivamente literarias.
Si alguno queréis el contacto os lo paso encantado de la vida. Es una free-lance de las que hay que tener en la agenda!

lunes, 25 de octubre de 2010

Nuevas portadas para la app de "Navigatio" para iPad & iPhone




Ya estamos trabajando en las nuevas portadas para la app de "Navigatio". Os dejo las alternativas finalistas, a ver que os parecen.
Como veis en este nuevo diseño de portada los ángeles han ganado protagonismo absoluto. Tan solo tengo dudas en la fja de color..., vuestras opiniones seran bienvenidas, como siempre.

sábado, 23 de octubre de 2010

Descargate gratis "La quinta corona" para tu iPad & iPhone.

Ahora también puedes descargarte gratis "La quinta corona". Deja tu reseña y te doy un código para que te la descargues desde iTunes!!!

jueves, 21 de octubre de 2010

Regalo Códigos promocionales para descargar en tu iPad & iPhone la app de "Un día de gloria"

Sin sorteos ni nada, por riguroso orden de llegada, códigos por bajarse por la patilla "Un día de gloria". Estoy de promoción salvaje.

lunes, 18 de octubre de 2010

La Constitución de Cádiz de 1812 en iPad & iPhone.


Reconozco que estoy enganchadísimo a esto de Apple Store. Ya no solo estoy subiendo mis novelas, ademas es que ya estoy creando apps con textos que me parecen básicos y no solo literarios.
Mi penultima aventura va a ser una app sobre "La Pepa", La Constitución de Cádiz de 1812.
Un texto constitucional que marcó un verdadero hito democrático en su momento y que fue el espejo donde se miraron muchas constituciones europeas y sobre todo americanas.
Os recomiendo que os la leaís, no solo porque estemos en puertas de su Segundo Centenario, si no porque es una verdadera lección de Historia.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Hoy se estrena "La quinta corona" como app para iPad, iPhone & iPod Touch.

Hoy ha sido el gran día. Desde primeras horas de la mañana "La quinta corona" ya esta disponible para lectores revolucionarios y "fuera de normas" mi segunda novela, "La quinta corona".
Ha empezado animosa la recién llegada, a las 6,15 de la tarde ya había "retrepado" hasta el puesto 13 del Top de Ventas. Espero, "marketinianamente" hablando comenzar a "construir marca" con este segundo título y que una novela tire de otra como hacen las de mi admirado (y copiado tácticamente, para que nos vamos a andar con gilipolleces) Juan Gómez Jurado.
Bueno pues ya tengo dos criaturas en liza, "Un día de gloria" y "La quinta corona". Estas dos esperaran con paciencia a su tercera hermana, "Cinco segundos", que todavía la estan "peinando", es decir pasando por el corrector (mas bien la correctora, porque la que corrige es mi mujer).
Por otro lado mi sobrino Jacobo González Olson, quedaros con este nombre porque este chaval dará que hablar, se esta currando el Booktrailer de "Cinco segundos".
Espero tenerla subida en AppS antes de Navidades.
Pero antes habrá una sorpresa, que ya os comunicaré en su meomento.
Es una app que forma parte de mi pequeño proyecto secreto, "Coming Soon", os lo voy contando...

sábado, 9 de octubre de 2010

Concurso para descargarte libros gratis.

Pues para los que pasáis por aquí y que la visita no sea en balde voy a sortear tres códigos promocionales para que os bajéis por la patilla, o sea gratis, un ejemplar de "Un día de gloria".
"Un día de gloria" es un novelón de aventuras sobre la Armada Invencible que os puede salvar mas de una tarde de lluvia otoñal, leyendo en vuestro flamante iPad, iPhone o iPod Touch.
Convocados quedáis, la mecánica del concurso es muy fácil, tan solo tenéis que dejar una reseña (vale con un "estoy interesado") y ya tenéis derecho a participar en el sorteo.
Suerte a todos. Los resultados el próximo sábado 16 de octubre. (si hay mas de tres participantes, si no lo alargo un poquito)

jueves, 30 de septiembre de 2010

Libros en iPad

Desde aquí hago un llamamiento a todos los que estén pensando publicar sus novelas en iPad o en iPhone. Dejad de soñar y hacedlo, es mucho mas fácil de lo que parece. Para los que os animéis aquí me tenéis para contaros y compartir mi experiencia con vosotros.

lunes, 20 de septiembre de 2010

"Cinco Segundos", y van tres.


En rigurosa exclusiva os muestro las portadas que estoy barajando para mi próxima app, será la tercera que publicaré, D.m., en Apple Store. La duda es titular en blanco o titular en rojo. He aquí el dilema que dejo a vuestra consideración.
La novedad es que este título es absolutamente inédito. No se ha publicado antes en papel, nace como aplicación para iPhone & iPad, directamente y sin anestesia.
Hasta ahora había publicado mis novelas cuando quedaban descatalogadas por la editorial pertinente. Por aquello de no pisar callos y ser politicamente correcto.
Bueno, pues se acabó. Este concierto como que lo doy en solitario.
Me siento un poco como Cortés, trazando la línea en la arena de la playa. Hasta aquí llegó el Pisuerga. Se acabarón las "caenas". Vuelo solito. Es lo que tienen las revoluciones, todo o nada, no hay medias tintas. A tomar por culo y a quien Dios se la de San Pedro se la bendiga.
Rompo aguas en noviembre. Que vértigo!. Ya os iré contando.


jueves, 16 de septiembre de 2010

Me llega un manuscrito: "Arte Inocente"

Soy un desastre. Alguien me ha mandado un manuscrito (Arte Inocente) para que le de mi opinión pero he perdido su correo despues de guardar el documento. Como el manuscrito no viene firmado y yo tengo memoria de pez no sé quien es el autor.
La cosa es que he leído el primer capítulo de "Arte Inocente". Si el autor se da una vuelta por el blog y me da un correo le comento mis sensaciones. Gracias y disculpas.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Otra alternativa de portada.

Me han propuesto esta segunda alternativa de portada que casi me gusta mas que la anterior. Como veís aquí aparece la inquietante silueta de un lagarto.
Para los que hayan leído el libro, el "Lagarto" no es un personaje extraño y tiene todo el derecho a estar ahí.
Y para los que no no deja de ser un icono misterioso mas. Si me daís vuestraopinión os quedaré muy agradecido.
Deciros también que estoy trabajando en el book-trailer de la novela. Si a mi realizador de cabecera, Enrique Varela, le da tiempo os lo dejaré colgado antes de irme de vacaciones. Y me piro como un vampiro este sábado 7 de julio!

viernes, 30 de julio de 2010

"La quinta corona", para Septiembre!


"Un día de gloria" esta aguantando como una campeona el momento crítico de cualquier App: subir el precio.
Ayer lo subimos a 1,59, la aplicación se desplomó hasta el puesto 19. Teniamos muchas dudas de que aguantara, pero esta mañana había subido hasta la 7ª posición!.
Creemos que ya hemos pasado lo peor y que la novela ya esta consolidada. Espero poder confirmar estas sensaciones en los proximos días.
Esto nos anima a tomar una decisión que ya nos daba vueltas en la cabeza: publicar otro título.
Si no hay cambios, "La quinta corona", publicada por Plaza & Janés en 2006, y descatalogada este año, verá la luz en septiembre, en formato aplicación para iPhone & iPad.
Os dejo el primer boceto de portada, a ver que os parece.
Ya os adelanto que esta aplicación contendrá muchos "gadgets" para hacer su lectura mas entretenida y diferenciadora de su hermana de papel.

martes, 20 de julio de 2010

101 DESCARGAS EN 12 DÍAS !!!

Ya hemos superado la barrera sicológica de la 100 descargas, concretamente ayer, 19/07/010, conseguimos la 101. Y el ultimo un lector de Japón. Esto es realmente cachondo, que invento. Llevamos mas de 100 descargas en menos de dos semanas de vida. Como esto siga así lo mismo en septiembre me animo y publico "La quinta corona". Avisados quedaís.

jueves, 15 de julio de 2010

Nº1 en el Top de Ventas!!!


"Un día de gloria" ha conseguido en Apple Store lo que no había conseguido nunca ninguno de mis libros: colocarse como el más vendido de una lista de superventas.
No penseís que me estoy forrando, este es un negocio emergente y de pequeñas, mínusculas magnitudes, (vendiendo a 0,79 céntimos de euro ya os podeís hacer una idea)
Pero lo bien que me lo estoy pasando con esta aventura, eso, como el anuncio de Mastercard, eso no tiene precio.

lunes, 12 de julio de 2010

Entre libro y libro, un poquito de fútbol.


Me lo vais a permitir, y es que no todos los días te proclamas campeón del Mundo ganado un Mundial de fútbol.
La única pega que le puedo poner al partido fue que jugamos con un equipo que no mereció estar en la final. El finalista moral de este Mundial de Sudáfrica fue para mí, Alemania. Un equipo que salió a intentar jugar al fútbol, fiel a un estilo que había asombrado a los aficionados y que si perdió fue porque jugaban contra "la mejor selección del mundo" ( su entrenador dixit).
Lo de Holanda fue un sindios, una mancha contra su curriculum inmaculado de buen fútbol. Los holandeses estuvieron en las antípodas del fútbol total que ellos mismos se inventaron. Lo de ayer fue el navajeo total, los orange fueron una pandilla de quinquis repartiendo hostias ante el beneplácito de un inglés que ha debido falsificar su licencia de árbitro. De Jong no es que debió acabar en el banquillo, debió acabar en un calabozo de Johanesburgo.
Holanda me recordó a las selecciones uruguayas de hace años ( no la exquisita de este Mundial ) que salían a dar hasta romperse las suelas o hasta que el arbitro les expulsaba a dos a los veinte minutos.
Sucios, cerdos, marrulleros estos holandeses de ayer que tiraron por la borda el prestigio que se habían ganado en las otras dos finales que jugaron y que perdieron, pero que perdieron JUGANDO AL FÚTBOL, así con mayúsculas.
El fútbol fue ayer justo con el fútbol, los holandeses jugaron un partido y una prórroga buscando la injusticia de fútbol. Y ganaron los buenos, como ocurre en los cuentos y en las películas, porque a veces el fútbol se teje con el hilo de los sueños. Que tardemos mucho en despertarnos. ! Aúpa España ¡

domingo, 11 de julio de 2010

"Un día de gloria" se estrena con buen pie en apple Store.



No ha sido un mal comienzo. Publicamos ayer y llegamos a estar segundos del Top de ventas. Tan solo se nos resistió la incombustible Constitución Española. Hasta llegamos a "mojarle la oreja" a mi buen amigo Juan Gómez Jurado y su incombustible "Espía de Dios", un clásico de las primeras posiciones del ranking. Pero ahí queda el documento gráfico para la posteridad, con ese segundo puesto histórico en el Top de ventas. Sinceramente, no creo que vuelva a repetirse (esta mañana amanecimos en un dígnisimo 8º puesto, y en el momento de escribir esta crónica hemos retrepado hasta el 4º, esto es divertidísimo).
Hasta Apple Store nos menciona en su particular ranking de "Nuevo y digno de destacar", en primera posición!.
En fin, que me lo estoy pasando pirata con esta historia. Os seguiré informando.

sábado, 10 de julio de 2010

Ahora Sí !!!


Por fin. Ha sido peor que un parto, pero ya está. La aplicación para Apps de "Un día de gloria" ya es una realidad "gloriosa", si se me permite la exageración. Y ya he tenido mi primera venta: mi primer lector digital, online, mi primer lector de la nueva era ha sido : PEDRO SANZ, compañero del cole. Para que luego digan que el pupitre no une.
Aquí os dejo una captura de pantalla. Animaos a comprarla ahora que esta de rabiosa promoción.
Ya os ire contando como va la cosa.

viernes, 25 de junio de 2010

Jovenes, eramos tan jovenes...


Todos los que estamos en esta foto ya no cumpliremos los 50. Mas que nada porque ya los hemos cumplido. Pero miranos ahí tan chulos y en blanco y negro.
Y no se crean ustedes que hemos cambiado tanto.
Debió ser un guateque, porque veo una botella de gin.
Las niñas ya eran importantes, pero no tanto como para hacernos una foto juntos.
Eramos tan jóvenes...

jueves, 24 de junio de 2010

"We´ve reviewed your application and determined..."

"...that we cannot post this version to the App Store." Que me mandan a tomar por culo, vamos. De momento, claro. Y es que "Un día de gloria" nunca lo tuvo fácil. Fué una novela que desde el principio nació para luchar contra los elementos, como la propia "Armada".
No importa, ella y yo estamos acostumbrados a esto y a cosas mucho peores. Seguiremos navegando, rompiendo la galerna de los imprevistos, las putaditas y el gafe. "De derrota en derrota hasta la victoria final", que creo que decía Mao.
La cosa es que me han rechazado la aplicación de la novela, por unos "detallitos técnicos" que mis programadores ya están resolviendo. En unas horas comenzaré de nuevo a intentar superar "la prueba del algodón" con los chicos de "App Review Team" (que deben trabajar con el uniforme de dominico puesto).
Que no cunda el pánico, esto sigue adelante, ya falta menos otra vez.

miércoles, 23 de junio de 2010

"Un día de gloria" se esta haciendo de rogar...



Yo pensé que esto iría mas rápido, pero va a ser que no. La verdad es que se me esta complicando mi estreno planetario, (porque la novela se publica en todas las Apps del mundo mundial). "Un día de gloria" ha coincidido con el comienzo de la comercialización del iPad en España y en otros muchos países. Para rematar la agenda este mes de junio, Apple prepara el inminente lanzamiento del nuevo iPhone.

En fin, que junio se esta quedando muy "apretao" con tanto evento y Apple, a punto de petarse, no llega a todo. Todas las aplicaciones están retrasando su salida. Lo que antes salía en 7 días ahora tarda 15.

La faena es que yo había anunciado la "publicación" de la novela para junio y me quedan 8 días para que se me acabe el mes. Un poquito de glup!.

lunes, 21 de junio de 2010

Nosotros, la "E".
















































































Yo estudié en el mejor colegio de España, estoy hablando, obviously, del Colegio Nuestra Señora del Pilar. El de la calle Castelló nº 56 de Madrid, el fetén, no confundir con nuestros "primos" del Santa María del Pilar, que era otra cosa.
Y dentro del Pilar tuve la suerte de caer en la "E". La "E" fué el ultimo rango de clase, fruto del baby-boom al que con tanto ahínco y productivos resultados se dedicaron los "hacedores de nuestros días".
En el Colegio siempre habían existido la A, la B, la C y la D. Tradicionalmente la A era la clase de los "pijos-Carmen Lomana", la B la de los "pijos-canallas", la C las de los "marrulleros jugando al fútbol" y la D un vivero de "delincuentes comunes". (Recuerdo que yo, antes de repetir en "Ingreso" era de la D). El Pilar debió pensar que yo era un tipo recuperable y me metió en la E, en una especie de experimento de reinserción social.
Nosotros fuimos la primera E del Colegio. Y teniamos que inventarnos una personalidad que hasta entonces no existía. Eramos una especie de híbrido entre el desecho de tienta y el explorador del Oeste Americano. Eramos tan raros, tan nosotros mismos, que enseguida fuimos especiales e únicos.
Y es que la E era una especie incasificable. Había tipos de todos los calados, desde los que sabían hablar en latín con algunos profesores, como Vicent, irrepetibles como Germán, al que no le pusierón en la A porque allí no había categoría; cerebros alemanes como Manolo Laso, mentes criminales como Juan Manuel de Simón, o..., eramos cuarenta tios fuera de serie. Tan cimarrones por separado que eramos un pura sangre en su conjunto.
Yo creo que había una categoria en la que cabiamos todos: eramos muy buena gente. Probablemete ese ha sido el invisible pegamento que nos ha mantenido unidos todos estos años, y que cuando nos vemos, a pesar del tiempo que haya pasado, tengamos la sensación de que "acabamos de subir del patio".
Pues hace unos días nos juntamos veinte de aquellos cuarenta que Leonidas no hubiera querido para nada entre sus trescientos de las Termópilas ( a excepción de José Cañizares Cordero ) y nos lo pasamos de puta madre. Las fotazos son de Pedro Sanz.
Bernardo Alemany nos ha llamado "hermanos de tinta y tiza" , y yo nunca me he sentido tan orgulloso de pertenecer a un grupo, a una hermandad como esta.
Espero que nos sigamos viendo, cuando Manolo Arias Paz tenga a bien convocarnos; Manolo cuando las cosas se hacen bien para que vas a cambiarlas. Y que nuestro Paco Rón, nos siga atendiendo tan ricamente, en el mas amplio sentido de la palabra, en su casa, el restaurante Viavelez, desde el pasado viernes nuestro club social.
Que sea así hasta que el tiempo borre nuestra memoria.












miércoles, 9 de junio de 2010

"Un día de gloria", la semana que viene en tu iPhone y tu iPad.

La cosa ha sido un poco mas complicada de lo que me esperaba. Mas que nada porque hemos tenido que corregir el manuscrito completo mi "santa" y yo. Teníamos el documento word original, sin pasar por el corrector de estilo, ni el maquetador. La editorial nunca fue capaz de encontrar la maqueta de edición ( o no la "quiso encontrar", tanto da ) y nunca me la pasó. Esto ha retrasado todo una semana todo el proyecto, pero hoy se sube la aplicación a Apps y esperamos que en una semana este disponible en todas las tiendas del mundo mundial, en la Sección de Libros.
De momento nos descarto ningún país donde haya Apps operativas, este es un "experimento" de amplio espectro y la experiencia me valdrá para el futuro, porque os confieso que a poquito que la cosa funcione este no será mi ultimo libro en Apps.
Sigo con interés la apertura de iBookstore (no confundir con Apple Store), aunque de momento tienes que tener, según me han informado mis audaces programadores, cif americano. Habrá que esperar a que "abran" el invento, pero de momento parece que va a ser un territorio mas acotado a editoriales. Desde luego los precios son mucho mas altos, las editoriales tienen estructuras muy pesadas, tienen que repercutir costes y los precios de los libros (en novedades) no bajan de los 7 euros.
En todo este invento el precio me parece crítico en la decisión de compra. Siete euros me parece un precio muy alto para decidirte por una aplicación digital en vez de un libro de papel. Hay libros de bolsillo que ya están en ese rango de precio, en mi pequeño estudio de mercado a igualdad de precio/similar precio, el lector se decidiría por el formato clásico de papel.
Por eso he decidido sacarlo a un precio inicial de 1,99 euros, que me parece un precio supercompetitivo si pensamos que la barrera sicológica de compra calculo que estará en torno a los 4 euros.
Bueno, que me lo estoy pasando "pirata" con el invento.
Seguiremos informando.

viernes, 28 de mayo de 2010

Booktrailer de "Un día de gloria"

El Booktrailer de "Un día de gloria" en rigurosa exclusiva para mis blogeros !!

Pues aquí está, en rigurosa exclusiva, el fabuloso booktrailer que ha montado el prestigioso realizador ENRIQUE VARELA. Para todos vosotros quee estaís siguiendo con el alma en vilo mi inmersión en el proceloso mundo de las aplicaciones para iPhone & iPad.

"Un día de gloria", a puntito de lanzarse en iPhone o iPad.

No sé si se visualizan los pantallazos, para que podáis ver el aspecto que va cogiendo la novela en su aplicación para iPhone (en cuanto tenga los pantallazos para iPad los cuelgo). ¡Ya queda menos para empezar la aventura!. Tengo cosquilleo en el estómago y todo.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Mi primera novela para iPhone & iPad coming soon!!!


A ver, que habíamos quedado que esto era un blog literario. Así que os voy a dar una noticia "bombastic". Me he liado la manta a la cabeza y voy a publicar en Apple Store. Con un par. Estoy preparando una aplicación para iPhone y para iPad.
Quiero salir para la primera semana de Junio, con la primera gran marejada de ventas del soporte que va a cambiar la manera de hacer muchos negocios: El iPad.
Desde luego va a cambiar el negocio de los libros.
De momento os cuelgo la portada que estamos preparando. Chula, eh?
Seguiremos informando, pero después del partido de la Final de Copa de S.M., que tampoco es cosa de ponerse muy intensos.
Que los libros están de puta madre como "hosby", pero donde este una final de mi Atleti...
Mañana os cuento mas si estoy de humor, o sea si hemos ganado.

viernes, 14 de mayo de 2010

Anoche ganamos al Bayern.

Los que son de mi quinta saben de lo que me hablo. Anoche ganamos al Bayern. Hemos jugado una prórroga larga, interminable. Una prórroga que ha durado 36 años. Pero anoche, por fin, les ganamos. Y se hizo Justicia.
Lo de anoche va por tus cojones, Gárate. Y por los de Salcedo, y los de Ayala, Heredía, Reina, Luís Aragonés y los de aquél grupo de valientes que se ganó una copa de Europa hasta el minuto 93 frente al Bayern de Munich.
Anoche Luís Aragonés era Forlán, marcando el último gol. Y anoche Luís debió pegar un brinco en el salón de su casa, o donde coño estuviera viendo el partido, porque el sabía que anoche ya nadie nos iba a quitar la copa, nadie nos iba a reventar nuestro sueño. Ya no.
Anoche ningún niño del Atleti se fue a la cama llorando. Anoche los niños del Atleti dormimos como dios, 36 años después.
Los que son de mi quinta saben de lo que me hablo.
Te quiero Atleti.

lunes, 19 de abril de 2010

Crónicas Urbanitas (3)



DESDE "CABALLOS "SALVAJES" A PRUEBAS DE AVIONES A REACCIÓN.
Mis paseos siguen sorprendiéndome a mi mismo. El ultimo este domingo, por el campibiri que rodea a mi urba. Tengo la suerte de vivir en el norte de Madrid, a 10 minutos de la Plaza de Castilla (hablo como una promoción inmobiliaria). Así que me puedo encontrar en mis paseos desde manadas de caballos salvajes a fanatics del aeromodelismo probando turbinas de "pepinos" que superan los 300 km/h. en vuelo. El paseo era con Alodia, mi hija pequeña, nuestro destino "El Bosque Encantado". Pero eso os lo cuento otro día.

lunes, 12 de abril de 2010

Crónicas Urbanitas (2)


Impresionante testimonio de autentica resistencia cívica el que os ofrezco.
Es lo que parece: UNA MIERDA PINCHADA EN UN PALO. Pero es una mierda con mensaje, con protesta. Una caca de can que demuestra que muchas veces los perros se pasean con cerdos ( en este caso, al parecer, con cerda ).
El ciudadano o ciudadana que ha realizado esta impactante performance urbanita se ha molestado en armarse de un palo, una cuartilla y un bolígrafo para dejar un mensaje rotundo a la porcina propietaria del perro defecante: "GUARRA, RECOGELO".
Si señor, esto es autentica guerrilla ciudadana. Con un par.

Crónicas Urbanitas (1)



Abro una nueva sección en mi blog. "Crónicas Urbanitas", se va a llamar, porque en tu ciudad pasan cosas continuamente. Aquí voy a mostrar cosas marcianas, curiosas y chocantes con las que me voy encontrando en mi deambular urbanita. Un espacio para la sorpresa y el asombro. Estrena esta Cronica "El Coche Fántastico". Un Alfa Romeo rojo, con muchas itv´s encima (o con ninguna, a saber) que su propietario utiliza como "vehículo" de comunicación con otros seres humanos. Hay mensajes para todos los gustos como podeis observar. Desde los clásicos españoles como "Cinco por una es cinco y por el culo te hinco" hasta cosas mas cripticas, solo al alcance de iniciados "Te atreves? quitate máquina con odio".
En cualquier caso una autentica performance sobre ruedas el coche de marras. La sorpresa esta en la calle, compañeros.